Estando en San Blas, decididos a salir para Londres o Belén, pueblos de la 40, buscando días lindos y lugar tranquilo para empezar a pintar, comenzamos a revisar el mapa. En eso estábamos cuando recordamos que teníamos una invitación en Catamarca, Javier Villagra un fanático jeepero, que desde el principio nos puso fichas con el viaje, y al que Javi alguna vez le consultó algunos temas de mecánica.

El mapa nos mostraba que muy muy lejos nos quedaba la capital de Catamarca, pero fieles a nuestros principios de visitar a la gente que desde el principio nos bancó, nos desviamos a visitar a Javier, que rápidamente nos consiguió alojamiento en la casa de otro jeepero amigo, “Ale Sosa”.

--24
Colocando el pan en el horno de la familia SOSA

La casa de Ale, fue nuestra casa a las 2 hs. de que estuvimos ahí. Nos recibieron sus abuelos, Doña Paca y Don Ignacio, y yo que todavía no me reponía de la despedida con los abuelos, entendí que el camino nos va a llenar de Nonos lindos.

--28
Los hermanos Sosa en el Pampero rumbo al cumple de un primito!

Los abuelos Sosa tienen cariño para el país entero, razón por la nuestra estadía en Catamarca se alargó bastante más de lo pensado.

Además el Club de Jeep de Catamarca nos recibió con un asado al medio día, y nos ayudó a seguir adelante con la compra de varias remeras.

Los días en la familia nos alcanzaron justo para conocer a cada hijo Sosa (eso que son bastantes) y también para encariñarnos con todos, para escucharlos bendecir la mesa y hacer pan en familia, para festejar un cumple y hasta para ir a un festival.

En la Villa Las Pirquitas, donde nos quedamos, se vende el mejor pan casero de todo Catamarca, por lo que los Sosa son provincialmente conocidos, que afortunados fuimos al caer ahí, imagínense al Javi (fanático del pan) despertándose todos los días con el olorcito a pan recién orneado por don Ignacio, estaba en el cielo.

--25
Cena Pollo al Disco by Javier Villagra en casa de los Sosa

Pampero también tuvo su encuentro con amigos y un día salimos con varios Jeeps a hacer una pequeña travesía y a sacar muchas fotos. Un día también se quedó sin nafta, a las 4 de la mañana, volviendo con Doña Paca del Festival de La Jalea de Higo, el Javi se olvidó de reponer combustible del bidón que estaba lleno, por lo que tuvo que ir caminando a esa hora hasta la casa de los papás de Ale, despertarlos y pedirle al papá de Ale que lo lleve en la moto hasta la casa a buscar nafta! Por suerte en el festival lo pasamos muy bien, escuchamos música tradicional y fuimos varios en el Jeep. Con los primos y hermanos Sosa es difícil pasarlo mal, por lo que el tema de la nafta fue solo una anécdota.

--27
Festival de la Jalea del Higo

También pudimos recorrer algo de Catamarca,  con Javi y su novia Denis, fuimos hasta la gruta de la Virgen del Valle, conocimos la hermosa ciudad  de Catamarca, y también disfrutamos de una cena por cortesía de la mamá de Javi. V

Valió la pena hacer una cuesta interminable, Catamarca también es la ciudad de las Cuestas, las Cuestitas y las Cuestecitas!!

Catamarca se ganó nuestro corazón y de ahí nos fuimos siendo parte de una familia y con muchos amigos.

Gracias Javi. V por tu hospitalidad,y por el tiempo y atención que nos brindaste esa semana.

Gracias Familia Sosa por dejarnos entrar en tu casa, y por entrar en nuestro corazón.

Para nosotros es muy importante tu comentario, gracias por ser parte de este blog