La verdad es que es una pregunta que pocos nos hacen cuando se enteran del viaje. Las preguntas que siempre surgen son las clásicas? ¿Tienen plata? ¿De qué van a vivir? ¿Están locos? ¿Por cuánto tiempo? ¿Qué van hacer con el trabajo? ¿Qué pasa si el Jeep se rompe? ¿Saben lo peligroso que es Colombia? ¿En un Jeep?

Todas son preguntas que nos ponen un poco inseguros y nos dan miedo. Pero también, cuando poco a poco nos convencíamos del viaje, íbamos formulando las respuestas en nuestras cabezas. En fin…viajamos porque creemos que en hay que honrar la vida, hay que aprovecharla y una de las formas que nosotros encontramos es cumpliendo los sueños.

El gusto de viajar ya viene por separado de nuestra niñez Mey siempre viajó con su familia, (su papá es un viajero de corazón) salían de vacaciones sin destino y sin reservas. Así, poco a poco a Mey , crecía admirando a los mochileros que veía por la ruta.

Por mí parte desde que tengo recuerdos siempre soñé con viajar sin tiempo. Siempre esperaba con muchas ganas que llegara el verano para que mi viejo nos comentara del destino de las vacaciones. Cuando llegaba el momento de salir a la ruta para empezar las vacaciones, me sentaba en la camioneta, tomaba el mapa y comenzaba a memorizar los lugares por los que íbamos a pasar. Ya en camino, viajando, disfrutaba de ver pasar el paisaje y los km (me gusta mucho andar en la ruta). Esas ganas de viajar que teníamos por separado, se intercambiaban en largas noches de chat, compartiendo destinos, y anhelando ser millonarios para viajar por siempre.

Tiempo después, ya de novios, se fusionaron y se convirtieron en uno de nuestros primeros sueños como pareja. Fue tomando mucho mas forma después de que leímos el libro “Atrapa tu sueño” por Herman Zapp, y descubrimos que con las ganas de viajar, bastaba y sobraba. Fue nuestro mayor empuje para convencernos de que los sueños tienen que ser cumplidos.

Y fue por eso que antes de casarnos, ya habíamos decidido viajar sin tiempo, en búsqueda de AMIGOS, nuevos sabores, aprendiendo de cada cultura y sobre todo de su gente.

Como decimos queremos dejar de lado nuestra zona de confort y afrontar nuevos desafíos. Hoy ya no nos preocupa que será de nosotros a la vuelta de este viaje, porque no sabemos quienes seremos al regreso. Si nos preocupa, invertir en muchos recuerdos y aprendizajes para sumar a la cuenta corriente que tenemos dentro de nuestro corazón.

“No viajamos para escapar de la vida, viajamos para que la vida no se nos escape”

Para nosotros es muy importante tu comentario, gracias por ser parte de este blog